El arca de Noé de Picasso

 

“Picasso, que puede amar o aborrecer a los hombre, adora a todos los animales […] Si dependiera solo de él, estaría rodeado siempre de un verdadero arca de Noé”. Quien así hablaba era el fotógrafo Brassaï que  visito a Picasso en repetidas ocasiones para inmortalizarlo. Y no es el único amigo o amante que hace referencia a que Picasso se fiaba mas de los animales que de las personas y que le encantaba rodearse de ellos. Y lógicamente aparecen en sus obras de forma profusa. Y no solo las conocidas imágenes de palomas o los toros, también representaba con frecuencia monos, caballos, gatos,  lechuzas, cabras, peces… De todos veremos en la Casa Natal de Picasso en Málaga en su actual exposición temporal.

“El Bestiario de Picasso” es una exposición de fondo de armario de la Fundación Casa Natal de Picasso, que tiene una colección de obras del genio malagueño tan importante, que pueden montarte una exposición casi de cualquier tema. Pero el de los animales es un tema poco investigado en el universo Picassiano a pesar de que viendo esta exposición esta claro que estuvo toda su vida representándolo. Como todo son fondos propios de la Fundación lo que veremos son litografías, libros y cerámicas que son el grueso de esta colección.

Los perros de Picasso

Pero tengo que decir que aunque hay verdaderas joyas de las que os voy a hablar lo que mas me ha gustado es una linea del tiempo que han pintado en una pared… una linea del tiempo de los perro de Picasso. Es curiosos comprobar que tuvo 17 perro en su vida y de todos se conoce el nombre, la raza y los años en los que los tuvo. Y era frecuente que tuviera dos o tres perro al mismo tiempo sobre todo en la época de las casas mas grandes. Y curioso me ha parecido que prácticamente no representaba perro en sus obras a pesar de su presencia en su vida tan importante. Aquí hay tema para una tesis…

La exposición son 54 obras que las han ordenado por animales y no por fechas lo que se agradece (aunque hay obras en las que aparecen varios animales a la vez). Aconsejo buscar las obras de la carpeta de “Los saltimbanquis” que son litografías realizadas por Picasso entre el periodo azul y el rosa. Hay poquísimas carpetas completas con las 15 obras de este serie (La Fundación tiene una completa) y aquí han puesto tres de ellas. La que mas me ha gustado de lejos es la titulada “El baño” (Familia de saltimbanquis con gato) porque el movimiento de torsión del personaje principal, la del gato y la composición en general me parece increíble. Esta en la zona de los gatos.

Sala dedicada a los aves de Picasso

Muy chulas las cerámicas de los toros y la del pez aunque reconozco que están mas vistas (al menos los que tenemos la suerte de vivir en Málaga y ver muchas obras de Picasso). Quiero también llamar la atención sobre los grabados en libros.  Picasso ilustro muchos libros para amigos de los que apenas se tiraban cien o ciento cincuenta ejemplares y la Fundación tiene una buena colección de ellos que sacan e forma extraordinaria y esta es una de ellas.

Curioso contar la historia de la lechuza con la que Picasso se fotografía en muchas ocasiones y que reproduce en muchas de sus obras.  A Picasso le regalaron una lechuza herida que curó y se convirtió en su compañera nocturna. Hay que recordar que Picasso le gustaba pintar de noche y la lechuza era su única compañía mientras todos dormían. Por eso la retrata en la ventana, sobre la silla o de cualquiera de las mil maneras posibles mirándolo mientras trabaja. Y aunque aconsejaría detenerse en todos y cada uno de las obras de esta exposición  me voy a detener en la litografía “El rostro de la paz” que me servirá de ejemplo para entender la belleza e importancia de esta exposición aunque sea solo a base de fondos propios de la Fundación.

“El rostro de la paz” (1951) de Pablo Picasso

“El rostro de la paz” es una litografía realizada en 1951 para ilustrar un libro. La imagen es una cara cubista que llora por un ojo, encajada en el cuerpo de una paloma con rama de olivo. Una sola cara con dos expresiones diferentes plasmadas en la cara como indicando que toda guerra tiene dos caras, que siempre hay vencedores y vencidos y que al final la paz tiene que unir todas las personas (la cara es una pero con pequeñas diferencias y expresiones que la hacen a la vez doble y única). Los dos bandos, las dos caras están recogidas dentro de la paloma de la paz. Imagen simple pero potente. Hay que entender que se realizo a pocos años tras el fin de la segunda guerra mundial con las heridas aun abiertas que se estaban intentando cerrar con congresos de la paz internacionales. De hecho fue el primero de esos congresos, el de 1949 el que puso de moda las palomas como símbolo de la paz a raíz de su cartel que era una paloma de las de Picasso.

Una exposición original e interesante por el tema, con obras de gran belleza y expresividad contando mucho con poco… es Picasso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *