El sur de Picasso. Referencias andaluzas

 


Este mes de octubre hace 15 años que se abrió el Museo Picasso de Málaga y no hay mejor forma de celebrar un aniversario que con una buena exposición… pero el Picasso de Málaga se han pasado tres pueblos, porque lo que han montado posiblemente sea una de las mejores exposiciones propias de su historia. Y no estoy exagerando, porque además de obras de Picasso de las “buenas”, el museo se ha llenado de piezas arqueológicas (algunas de más de 2500 años de antigüedad), lienzos del barroco español o cuadros cubistas de los máximos representantes de este estilo de nuestro país. Una exposición muy loca para un museo de arte contemporáneo que parte de una idea muy sencilla: Picasso recordaba y repetía con frecuencia esquemas visuales y composiciones del arte de España de todos los tiempos (muy especialmente del arte de Andalucía). Aunque fue el artista más innovador del siglo XX innovando y revolucionando la historia del arte, su aprendizaje fue con el arte clásico. Arte clásico que no es que repitió, es que renovó siguiendo los mismos patrones y posiciones, pero convertidos a los nuevos estilos que él mismo inventaba.

“Los mediterráneos” de Picasso
Piezas griegas y romanas de patrimonio nacional

“El sur de Picasso. Raíces andaluzas” es por tanto una idea o una tesis que se ha querido demostrar con una exposición. ¡Y de qué manera lo han demostrado! No se han conformado con traer algunas obras menores que sirvan de ejemplo, si no que se han traído algunas de las mejores piezas arqueológicas del patrimonio andaluz o verdaderas joyas pictóricas del barroco sevillano o del romanticismo español. Y durante toda la exposición, que no es cronológica sino con pequeñas zonas “temáticas”, exponen junto a obras de Picasso las obras antiguas en la que parece que Picasso se basó. Así por ejemplo se puede ver en una misma sala una de las más hermosas “Virgen con niño” de Murillo, junto a otra de Zurbarán (“Virgen del rosario”) y una “Inmaculada Concepción” de Velázquez de las más famosas e importantes. Y estas tres joyas del barroco en tres paredes de una estancia cuadrada, están enfrentadas a “Mujer con niño” de Picasso que cuelga en la cuarta pared de la sala. Una auténtica pasada.

“Virgen con niño ” (1660) de Esteban Murillo

Como he dicho la exposición no es cronológica sino temática, con nueve temas en total. Temas tan sugerentes como “Nacer y morir barroco” que ya he comentado, “Bodegones de vida, bodegones de muerte”, “La mirada mágica”, “Arquetipos y rituales” o “Aprender a ver en los museos”. Y en todo el mismo estilo expositivo: obras de la historia de Andalucía junto a obras de Picasso. Así tenemos por ejemplo en “Arquetipos y rituales” al “Novillo de porcuna” una pieza íbera de 25000 años de antigüedad junto a la serie de litografías de la “síntesis” del toro de Picasso… que está junto a una buena selección de las “Tauromaquias” de Goya. Todas originales por supuesto… una locura.

“Dolorosa” (1676) de Pedro de Mena sobre “La Mujer que llora” (1937) de Pablo Picasso

Me ha encantado ver dos bustos de “Virgen dolorosa” de Pedro de Mena junto a do oleos cubistas de Dora Mar llorando de Picasso que repiten lágrimas y pose. Fantástico apreciar el “Baco de Chirivel”, una de las mejores piezas romanas el Museo Arqueológico de Jaén, junto al Efebo de Antequera y todo esto junto a las litografías de la Suite Vollard de Picasso. Increíble los jarrones griegos o los bustos romanos del Museo Arqueológico Nacional (MAN) junto a la “Cabeza de mujer cubista” de Picasso. Sorprendentes las vanitas de la escuela flamenca de pintura del siglo XVI junto a las vanitas cubistas de Picasso. ¿He dicho ya que esta es una de las mejores exposiciones de la historia de este museo?

“Arquetipos y rituales” en el sur de Picasso

Pero para rizar el rizo, el museo Picasso de Málaga no se ha querido quedar solo con la demostración de que Picasso bebió de la historia del arte y también han mostrado que el mismo, dio de beber a otros creando nuevas iconografías para la historia del arte andaluz (en realidad español). Y esta tesis la de-muestran con la última sala llamada “Guitarras”. En ella se comienza con una guitarra cubista de Picasso para enseñar después obras de los cubistas Juan Gris, Maria Blanchard o José Moreno Villa representando a su vez guitarras cubistas inspiradas en la iconografía picassiana. Completando con esta sala la idea de un Picasso receptor de las raíces andaluza en el arte y a su vez impulsor de esas mismas raíces que renovó con su técnica y sus estilos únicos. Como he dicho al principio una magnífica exposición, de lo mejor que hemos visto nunca, no solo en este museo sino también en Málaga, la ciudad de los museos.

“Bodegones de vida, de la escuela flamenca a Picasso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *