“Francisco Buiza, maestro escultor” en el Ars Málaga

 


El actual auge de los nuevos museos malagueños de los que tanto disfrutamos a veces, nos hace olvidar que antes de ellos en Málaga también había arte del “bueno”. Hablo del increíble patrimonio de inspiración barroca disperso en Iglesias y Cofradías con el que podríamos hacer grandes exposiciones temporales cada semana en Málaga… y del que apenas tenemos una o dos exposiciones de calidad al año. Y eso que tenemos dos museos fantásticos dedicados a este estilo: el Museo de las Cofradías que esta mas tiempo cerrado y vació que exponiendo y el Ars Málaga del Palacio Episcopal, que apuesta frecuentemente por exposiciones de arte contemporáneo de empresas y bancos (perdiendo la oportunidad de ser la alternativa local de calidad a las franquicias de museos extranjeros).

Francisco Buiza frente a obra inacabada

Pero esta vez hemos tenido suerte, porque es precisamente una exposición de arte neobarroco del Ars Málaga de lo que vamos a hablar. Porque se ha inaugurado recientemente una gran exposición del gran imaginero sevillano Francisco Buiza [Carmona 1922 – Sevilla 1983], que fue el maestro de los mejores escultores que ha tenido Andalucía en la segunda mitad del siglo XX (Luis Álvarez Duarte, Juan Manuel Miñarro, Jesus Santos, Luis Ventura y Francisco Berlanga entre otros). Aunque Buiza fue el maestro (y el mejor de todos según los expertos) esta es la primera gran exposición que se le ha hecho…. nunca. Si lo que han leído bien, el maestro de los mejores imagineros del fin de siglo XX nunca ha tenido una gran exposición.  Pero esa acaba de cambiar y de que manera.

Evangelistas de la Hermandad de San Benito de Sevilla

“Buiza, maestro escultor” es una exposición con 50 piezas organizada por la Cofradía del Cautivo de Málaga  porque la imagen de la Virgen de la Trinidad Coronada (titular de esta venerable cofradia),  hace 50 años que fue bendecida  y su autor fue precisamente Francisco Buiza. La exposición esta montada de forma muy sencilla, sin apenas adornos o artificios, con una orden de las obras de forma cronológica. Pero no hace falta filigranas porque el arte de Buiza es brutal. Considerado un expresionista (dentro del barroco se entiende), sus cristos de melena leonina, mirada perdida y labios a punto de exhalar su ultimo aliento me han dejado muy impresionado. Impresionado porque  al mismo tiempo que talla el sufrimiento en madera de Cristo, talla la belleza y dulzura en las Vírgenes o el movimiento increíble de Ángeles y Apóstoles. Es exagerado, muy exagerado y eso lo hace sublime al tallar la fe. Fue la élite de los imagineros del final siglo XX y la Virgen de la Trinidad Coronada una de sus mejores obras.

Francisco Buiza, primeras obras

La exposición al ser cronológica comienza con sus primeras obras, pero antes de eso han expuesto algunas de sus herramientas y obras inacabadas dándole un poco el aspecto de taller. A fin de cuenta es  un maestro escultor y ver algo de su forma de trabajar suele ser muy interesante (aconsejo pararse en sus dibujos previos a la talla). Pero pronto empezamos con buenas obras como la Inmaculada Concepción de la Parroquia de San Benito de Sevilla, que si os paráis a ver la forma en la que esta tallada su ropa y la policromia que ha conseguido ya sabréis la clase de gran maestro del que estamos hablando.

Virgen d ela Vicoia y Xto crucificado

Importante saber que Francisco Buiza fue famoso por sus Cristos del que tallo 37 pero era muy requerido por las pequeñas esculturas de capilla que abundan en esta exposición. Hay un Angel lamparero de la Hermandad de Santa Genoveva de Sevilla con unas flores a los pies que me ha dejado flipado, igual que los cuatro evangelistas de la Hermandad de San Benito de la misma ciudad. Esos cuatro evangelistas con la pluma al vuelo, colores policromados y ropas de movimientos imposibles es de lo que mas me ha gustado (de entre las pequeñas obras). Pero frente a los evangelistas esta el Cristo de la Victoria de la Basilica de la Victoria de Málaga, colocado casi a solas, contra una pared blanca en la que se refleja su agónica sombra que me ha parado el corazón. Es sublime esta pieza y lo mejor esta aun por llegar.

Santa Rafaela en éxtasis frente a Crucificado de Fco. Buiza

Lo mejor en mi opinión es el final… pero antes hay muchas pequeñas piezas interesantes y dos grandes obras que han colocado enfrentadas creando una puesta en escena que yo diría muy cinematográfica. Me refiero a una Santa Rafaela en éxtasis con los brazos abiertos y los ojos vueltos  (de la Iglesia de San Pedro de Alcantara) frente por frente al Cristo Crucificado de la Parroquia de San Andres de Torre del Mar. Parecería que el éxtasis de la santa este producido por la contemplación del Cristo que tiene dos metros de altura y es de su etapa mas madura y doliente. Y digo doliente porque Buiza tuvo un grave accidente de moto en 1962 que lo tuvo un año en cama y lo dejo cojo y con dolores para el resto de su vida. Su obra cambia tras esta terrible experiencia y el dolor se hace mucho mas expresivo, duro y creíble. y este cristo es de después del accidente como también lo es la Virgen de la Trinidad Coronada.

María Santísima de la Trinidad Coronada (1962)

Sus vírgenes tras el accidente son las mas dulces y sus cristos los mas dolientes. Y así es precisamente como termina la exposición en la antigua capilla del palacio episcopal.   Con el Santísimo Cristo de la Agonía en primerísimo plano (de la Hermandad de las Penas de Málaga) tras el cual se encuentra llorando y desconsolada María Santísima de la Trinidad Coronada (de la Cofradía del Cautivo de Málaga) a la que debemos esta exposición… me he quedado sin palabras.

Terminare hablando de La Virgen de la Trinidad coronada de Málaga pues a los hermanos que le dan culto debemos esta fantástica exposición. Esta es una talla de vestir que Buiza hizo al año de su accidente y tuvo guardada para si hasta que lo convencieron para que su venta  la cofradia que la bendice hace 50 años. Su cara es muy delgada y afinada pero sus cejas están levantadas en una mueca de dolor y sufrimiento sobre sus grandes ojos negro muy habitual en las tallas de Buiza. Estos ojos y esta expresión de la frente acompañada de la boca entreabierta en un sollozo y el tono rosado de pómulos parpado y mentón (hartita de llorar) crean una imagen dolorosa de las que uno se queda con el corazón encogido cuando la ve. Tiene seis lagrimas la tradición del Barroco de poner solo 5 por los misterios dolorosos del rosario. Pero en Buiza todo esta al servicio de la expresión, de la exageración , de mostrar el sufrimiento y las 6 lagrimas llenan todo el rostro de esta bendita imagen. Una exposición muy interesante, de gran calidad y de gran belleza de nuestro patrimonio de antes de la llegada los grandes museos…  patrimonio que se quedaran si estos alguna ve se van.

Buiza, maestro escultor
Las Obras de Fco. Buiza de la Semana Santa Málaguena son :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *