“Mediterráneo, una arcadia reinventada” en el Museo Carmen Thyssen Málaga

Menos mal que no escribo en el blog todo lo que se me pasa por la cabeza porque si no ahora tendría que estar borrando o comiéndome mis palabras. Lo digo porque tras disfrutar y analizar la anterior exposición del Museo Carmen Thyssen de Málaga sobre “Juan Gris, María Blanchard y los cubistas” supuse que la próxima expo de este museo sería más bien flojita. Es lo que veo que hacen algunos museos después de pegar un salto de esa importancia y calidad… Pues para profeta no valgo porque el Museo Carmen Thysssen Málaga acaba de inaugurar hace unos días una exposición de producción  propia con una calidad y variedad de obras que lo vuelve a colocar en primera línea entre los grandes Museos de España.

Y antes de que me enrolle con cosas técnicas que ni yo entiendo, diré lo mas importante : es una bella exposición para todos los gustos. Es una exposición para ir en familia, para los que les gusta el arte y para los que se aburren, para los detractores de Picasso y para sus enamorados, para los admiran el arte figurativo y los del arte “desfigurado”. Porqué es preciosa, es una de las exposiciones más bonitas, dulces, delicadas y bien montadas que he visto en mucho tiempo. Solo con decir que empieza con una escultura de Rodin y termina con cuadros de Sorolla debería ser suficiente para ir a verla. Y no solo hablamos de belleza (porque para belleza mi mujer y no está en un museo) sino que además hay obras  técnica e históricamente muy importantes que también harán las delicias de los entendidos.

“La edad de bronce” de Auguste Rodin

“Mediterráneo. Una arcadia reinventada. De Signac a Picasso” forma parte del proyecto internacional Picasso-Méditerranée, del Museo Nacional Picasso-París. El museo parisino está convenciendo a museos e instituciones para que organicen actividades científicas o culturales alrededor de la idea Picasso-Mediterráneo. Cada museo pude organizar la exposición que quiera y con las obras que quiera y el Picasso de París respaldan, apoyan y divulgan. Y aunque es la primera en Málaga de este proyecto internacional no va a ser la última porque el Museo Picasso de Málaga en septiembre inaugurará “Picasso. Referencias andaluzas”. Málaga está imparable en su oferta de museos.

Picasso siempre volvía al mediterráneo…

El Museo carmen Thyssen ha interpretado este “Picasso-Mediterráneo” como un lugar ideal y utópico, una Arcadia al que volvieron muchos de los pintores de finales del siglo XIX hasta mediados del XX para inspirarse, descansar o buscar nuevas ideas. Por eso la exposición está dividida en dos partes: una con obras que recuerdan a la antigüedad del mediterráneo (Grecia y Roma) y otras llena de paisajes mediterráneos modernos. Esto lo hacen a través de 62 obras muy diversas en autores y formatos, con esculturas, pinturas, aguafuertes, cerámicas… y de estilos muy diversos como fauvistas, neoclásicos, puntillistas, novecentistas… es una locura. Todo el mundo habla del conocimiento transversal y aquí lo tenemos de verdad, un tema interpretado por diferentes artistas, en diferentes formatos, de diferentes estilos y desde diversos puntos de vista. Una exposición comisiarada por  Lourdes Moreno, directora artística de este museo que ha articulado un discurso cargado de conocimientos en historia del arte y de buen gusto, de muy buen gusto.

Para reunir estas 62 obras han tenido que negociar con 33 colecciones diferentes entre públicas y privadas. Y no hablamos de colecciones privadas pequeñas si no que hay obras de los museos parisinos Pompidou y Nacional de Picasso y obras de los museos madrileños Reina Sofía y Thyssen-Bornemisza por poner cuatro ejemplos. Incluyendo obras de la Casa natal de Picasso que este museo siempre hace un guiño a nuestra ciudad en sus exposiciones. ¿He dicho ya que me ha gustado mucho…?

¿Hacemos una visita?

“La pensadora” o “Mediterráneo” de Aristide Maillol

La colección empieza antes del cartel con una agradable sorpresa: una escultura de Rodin. La escultura “La edad de bronce” es un hombre desnudo a tamaño natural, con gesto como de asombro o de resignación (es muy ambiguo), con músculos poco “ideales” y algunas imperfecciones propias de un cuerpo humano. Tan perfecta hizo las imperfecciones que le valió una acusación de fraude cuando lo presentó en 1877 porque pensaron que había hecho un molde directamente de un sujeto vivo. Esta obra lo lanzó a la fama y cuando la veais descubriréis porqué…Y si esta escultura es una pasada cuando entréis en la primera sala descubriréis otra escultura aún más fantástica. Se trata de “La pensadora” de Aristide Maillol rebautizada posteriormente como “Mediterráneo”. A primera vista solo es una mujer desnuda con un tocado griego, sentada en el suelo, apoyada en su brazo como pensando. Una imagen simple que fue la iniciadora de toda una corriente de pintura y escultura de vuelta al clasicismo mediterráneo. Su autor la presentó en un momento donde todo el mundo esculpía al estilo rodin, con mucha expresión, muy exagerado el movimiento y la emoción. Y aristide aparece con una mujer de dulces curvas, con la cabeza agachada que no dice nada, no parece sentir o expresar nada. Alguien dijo que era la belleza por la belleza y no le faltaba razón. Y esto no ha hecho más que empezar.

Esta primera parte llamada “ Hacia un nuevo orden clásico” presenta un número importante de obras de Picasso de su etapa clásica. Primero hay varias láminas de Picasso tanto de las realizadas para el libro “Las Metamorfosis de Ovidio” como de una de su serie de aguafuerte más famosas llamada “Suite Vollard”. La Suite Vollard fue realizada en una época en la que estaba enamorado de una jovencita que dicen nunca le hizo demasiado caso (Marie-Thérèse Walter). Imágenes de guerreros, doncellas griegas  o minotauros con jovencitas en actitud…él es el minotauro, no dire nada mas.

Obras de Picasso en la Exposición “Mediterráneo” del Museo Carmen Thyssen

En esta sala hay muchas obras importantes con ese estilo neoclásico de Picasso que lo mismo hacía platos, que oleos que litografías. Y de todas estas variaciones hay alguna buena obra en esta exposición con el mundo clásico del mediterráneo como telón de fondo. Llamar vuestra atención sobre la aguada de tinta china titulada “Hombre con máscara, mujer y niño en sus brazos” en las que un barbudo hombre ataviado al estilo griego y con una mascada de minotauro en su mano (otra vez el minotauro) mira a una mujer con manto y con un niño en sus brazos en postura muy habitual de la sagrada familia cristiana. La imagen con la palmera al fondo es una imagen atemporal del mediterráneo, lo mismo usada en vasijas griegas que en frescos del renacimiento o en los retablos cristianos. Una imagen atemporal que muestra la mitad de todo lo que dice, es Picasso.

Una visión de la exposición

Me he querido para en estas dos esculturas y estas láminas de Picasso para que os hagáis una idea de la importancia de las obras que han venido al Carmen Thyssen, de su belleza y de su buen discurso museístico. Pero no es mi intención hacer una visita guiada en una entrada del blog que para eso tiene este museo y esta ciudad magníficos guías que te contaran mil y un secretos de cada obra destacada. Voy a recorrer con paso ligero el resto de la exposición ante vuestros ojos para enseñaros el banquete que supone esta exposición y vayáis a degustar sus manjares al museo.  

Seguiremos en esta sala llena de obras de Picasso de todos los estilos, materiales  y tamaños para sorprendernos con dos cuadros de Julio González. Sí, el escultor Julio González, que antes de ser uno de los escultores más importantes de todos los tiempos hacía cuadros con imágenes muy volumétricas, desnudas y muy cerca del mundo clásico. Buscad la “Mujer peinándose” que es una delicia de cuadro. Igual de sorprendente y bellos tres obras de Joaquín Torres García que antes de ser el gran maestro del Constructivismo realizó obras dignas de cualquier pared de Pompeya en el estilo llamado noucentisme. Obras sintéticas, dulces, con paisaje arcádico de idílicos lugares como “Naranjos junto al mar” o “Maternidad” tan primitivistas que no les han puesto ni marco a los lienzos.

“Mediterráneo” y “Pastoral” de Joaquim Sunyer

Una auténtica maravilla tras la que se pasa a la segunda parte de esta exposición llamada “locus amoenus” (lugar ideal) que básicamente son imágenes del mediterráneo de todos los estilos imaginables. Para empezar hay un par de obras de obras de Joaquín Sunyer (“Mediterráneo” y “Pastoral”) a caballo entre las dos salas que se consideran fundacionales del noucentisme catalán. Expuestas al público a la vez por Sunyer ahora están en dos colecciones diferentes por lo que reunirse de nuevo en esta exposición es ya un logro y un lujo. Como es un logro y un lujo tener una de las pocas obras del cubismo Braque que no es de estilo cubista. me refiero a “Marina. L´DEstaque” una obra fauvista con esas largas pinceladas llenas de colores puros, potentes y de intensa luminosidad.

“El muelle de  Saint-Tropez” de Signac

Sí, Braque fue fauvista y una de sus escasa obras de este período trata del mediterráneo y está en el Museo Carmen Thyssen ¿Quieres más razones para ir a ver esta exposición? Pues hay una obra del padre del Fauvismo, Henri Matisse (del que también hay una escultura) titulada “La ventana abierta en Niza”, un precioso paisaje azul pintado pintado desde una habitacion con balcon en Niza, en una evolución posterior de su estilo. Y esta obra del llamado “padre de la pintura moderna” comparte sala con una obra de Picasso muy parecida en el tema y composición pero muy diferente en el estilo titulada “Los pichones”. Y junto a esta obra de Picasso, en la misma pared,  la que probablemente es la primera obra de Paul Signac que se expone en Andalucía. Me refiero a “El muelle de  Saint-Tropez” una obra puntillista del que se considera junto a Seurat creador de este estilo. Pero vuelvo a lo mismo que estoy argumentando todo el tiempo, la obra es importante de un pintor importante pero sobre todo es muy bella. Me deja impresionado ver cómo consigue pintar un atardecer en un muelle lleno de barcos, con sus azules y sus tonos dorados a base de manchas de color puro, sin que se mezclen más que en mi cerebro. Pero no se si habéis caído en la cuenta de lo que acabo de contar, estan juntos en la misma pared un Matisse, un Picasso y un Signac… ¿de verdad que aun no habeis ido a verla?

Un Signac, un Braque, un Picasso… en la misma pared

Me voy a saltar muchas obras interesantes para irme al final de la exposición donde hay obras de los modernistas catalanes y Sorolla, Me encantan las obras llenas de luces y contraluces y en este sentido el cuadro “María Rusiñol en el Cau Ferrat” de Santiago Rusiñol me ha parecido deliciosa, con una fuentecita dentro de un patio tras unos ventanales de cristales tamizados ante cuya maestría en la luz me quito el sombrero. Igual que se me han ido los ojos al “Torrent de Pareis” de Joaquim Mir, una obra completamente azul hasta en la vegetación que provoca perfectamente la atmósfera del agua alrededor de una cascada. Y para mago de la luz Anglada-Camarasa cons su “Pinos de Formentor” que no quiero explicar porque una obra como esta no cabe en mis torpes palabras de aficionado al arte.

“El niño de la barquita” y “Nadadora de Jávea” de Joaquín Sorolla

Se dice que como guinda un pastel pero en el Museo Carmen Thyssen de Málaga no se han enterado y como guinda han puesto toda una pastelería…. Me refiero a que la exposición termina con cuatro cuadros de Sorolla. Sí, habéis leído bien…cuatro. Todos sobre el mar mediterráneo, todos llenos de esa luz que solo consigue Sorolla y ese agua que vibra bajo su pinceles. Mirad los pies de “El niño de la barquita” y veréis lo que es un pintor que conoce la orilla del mar como la palma de su mano. Mirad a la “Nadadora de Jávea” y descubriréis que si Sorolla decide pintar el mar de naranja intenso a ti te parece el mar azul de toda la vida y punto. Un final delicioso para una exposición de mucho nivel, pero sobre todo deliciosa.

En resumen una exposición de producción propia del Museo Carmen Thyssen dentro de un proyecto internacional del Museo Nacional-Picasso de París con un gran nivel y una gran belleza. Es todo un lujo tener un museo como este en Málaga y los malagueños deberíamos cantarlo a los cuatro vientos. Si quieres disfrutar del arte y la belleza sin mas, la exposición estará hasta septiembre. Así que tenemos hasta septiembre para ir a verla tres o cuatro veces… 

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Susana dice:

    Buenas Días,
    Esta exposición me parece tan interesante al igual que la información que hay en este post, es muy completa, y sin duda si eres turista no te la puedes perder, nosotros somos una página web sobre los museos de la provincia, si quieres saber más, ¡ya sabes que hacer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *