Thoracata romana y su largo camino hacia el Museo de Málaga

Soy de los que creen que hay obras de arte que por si solas merecen toda una visita a un museo. Una de esas piezas es sin duda un Torso romano del siglo II d.c  recientemente restaurado, que se expone en el Museo de Málaga. Una Thoracata (busto imperial) que ha seguido un largo camino lleno de “peligros” desde su descubrimiento en el siglo XVIII en Montoro (Córdoba) hasta su actual ubicación que merece la pena contar. Pero os diré un secreto… con esta pieza me une una vinculacion especial, ya que desde hace casi 20 años la estoy estudiando, explicando y fotografiando en su antigua ubicación en el Jardín de la Concepción. Enamorado de ella desde siempre, fui a verla cuando la empaquetaron para trasladarla y restaurarla, rogando no sufriera mas deterioro del que ya tenia o sufriera un ultimo tropiezo en su “peligrosa” historia. El día que abrió el Museo de Málaga y la vi reluciente, rescatada y destacada en lugar preferente casi lloro. Es un final feliz que desgraciadamente no han tenido mucho de nuestro patrimonio vapuleado por el tiempo y malos administradores. Lo voy a contar como ejemplo de historia de nuestro patrimonio,  para divulgar su valor… y porque me encanta.

Busto Thoracata en Colección Loringiana del Museo de Málaga
El Thoracata como estatua

La escultura en si , es un torso de mármol blanco tallado que carece de cabeza o brazos y con piernas hasta la rodilla. Se encontró en Montoro en el siglo XVIII aunque no he podido conseguir el año exacto o las circunstancias concretas del hallazgo. Al carecer de cabeza no es posible determinar a quien corresponde la estatua. El considerado mayor experto en arte de la Antigua Roma , el profesor alemán Hübner que la estudio en 1868, la catalogó como estatua de un emperador de la familia Aelia. Pero nuestro no menos importante historiador Manuel Rodriguez de Berlanga, al describirla en su Catalogo del Museo Loringiano de 1902 no parece estar muy de acuerdo con esta catalogación. Dice Rodriguez de Berlanga que “Por su actitud, su traje y su labrada armadura es muy semejante al Augusto del Vaticano y al de Berlin…”. Y desde luego viendo imágenes de alguna de esas otras estatuas de Cesar Augusto la similitud es muy importante.

Imágenes de Oceanus y Tellus en Thoracata del Museo de Málaga

El Thoracato a pesar del deterioro se sigue apreciando de detalles exquisitos. Sobre un peto militar cae un manto abrochado en el hombro izquierdo mediante una fíbula que se adivina mas que se ve. En el centro del pecho dos imágenes de mujeres aladas, que se consideran alegorías de la victoria habituales en los grandes militares o emperadores. En la parte mas baja, recostados las imágenes de los dioses Oceanus y Telllus sobre cornucopias formando como un corazón. Esas dos figuras de los dioses del oceano y de la tierra respectivamente es lo que hace pensar que no es un militar de alto rango sino un Cesar (dueño de mar y tierra). La belleza de esas dos imágenes, en movimiento, recostadas y unidas por los pies, es donde mejor se aprecia la calidad del trabajo de talla de una obra que tiene 1800 años de antiguedad.

Detalle de placas con cabeza de león en Thoracata

La coraza termina con unas placas en forma de semicirculo que los expertos dicen que alterna cabezas de león y de lince contrapuestas a cabezas de carnero. Sinceramente solo distingo lo que podría ser un león y algún cuerno de un carnero porque esa parte esta muy deteriorada. Una vez mas los Thorecatus de Augusto del Vaticano y de Berlin que están mejor conservados son los que si mantiene reconocibles estos animales que aquí solo se adivinan porque te lo dicen. También te tienes que creer que la actitud hace pensar que la mano derecha estaría levantada en señal de arenga y la izquierda apoyada sobre la espada, en actitud marcial de gran majestuosidad…. como un cesar.

Y hasta aquí la pieza arqueológica tal como hoy la vemos, magnifica y majestuosa aunque deteriorada en detalles. Pero esta maravilla tiene detrás una pequeña historia de peligros que me gustaría contar a quien quiera leerme, porque creo que añade un valor extra a la ya extraordinaria pieza romana

El largo camino hasta el museo de Málaga

El Thoracata esta desde 2016 al principio de la planta segunda del Museo de Málaga, concretamente en la zona de “La Colección Loringiana”. Ahora luce limpia y bonita pero cuando la vi por primera vez en 1999 en el Jardín de La Concepción no estaba exactamente así. Su color era negro debido al moho y todo lo que le caía de los arboles bajo los que estaba, al raso de nuestro malagueño cielo. Se vislumbraba su color blanco bajo los arañazos que algunos visitantes con pocos escrúpulos le infligían buscando llevarse aunque fuera un pellizquito de mármol de la antigua roma. Su deterioro junto a su gran belleza y majestuosidad fue lo que me llevo a buscar su historia que después he repetido cada vez que he visitado con amigos el Jardín de la Concepción y ahora contare a mis lectores del blog.

Ubicación Thoracata en Jardín La Concepción en 2004

La primera referencia del Thoracato es que fue descubierta en Montoro (Cordoba) en el siglo XVIII y comprada poco despues por el Marques Pedro Leonardo de Villaceballos (1696-1774) para su “museo”. El Marques de Villaceballos era un cordobés erudito que recolecto durante ese siglo XVIII todo tipo de piezas arqueológicas, monedas y manuscritos y lo tenia expuesto en una finca de su propiedad. Admirada su colección como una de las mas importantes de España tuvo la mala suerte que a su muerte su heredero no tenia ni el gusto ni el conocimiento para seguir. Y aquí empieza la primera historia peligrosa porque de mas de 60 piezas de la antigua roma, un siglo después de la muerte del marques, quedaban acaso la mitad, vendidas no se sabe a quien ni cuando. Lo peor parece venir cuando al final del siglo XIX los herederos deciden vender la casa y para ello sacan todo el resto de la colección y lo arrumban de cualquier manera en un almacén… incluido el Thoracato.

Son los Marqueses de la Casa Loring los que se enteran que los restos de la colección de Villaceballos esta  “tirada” y deciden hacer algo. Para entonces ya existía en el Jardín de la Concepción una importante colección arqueológica creada por los propios Marqueses de Casa-Loring con la Lex Flavia a la cabeza y muchas otras obras importantes de las que espero poder hablar en este blog mas adelante. Dicho y hecho, los Loring compran los resto de la colección en 1896 y la trasladan a Málaga, no sin sufrir antes un bloqueo de la vía del tren por parte de los cordobeses que intentaron en extremis que la colección se quedara en su ciudad tutelada por la Comisión Provincial Histórico-Artística de Córdoba.

Ubicación junto al Museo Loringiano de Thoracata siglo II d.c. (2005)

Ya en Málaga y teóricamente a salvo de ser vendida de cualquier manera (y que saliera de España o se perdiera para siempre) viene otra parte de su peligrosa historia. Me refiero a que la idea de conservación de una obra romana no es la que tenemos hoy en día. Así que los Marqueses de Loring, a pesar de su alto nivel y cultura, no de les ocurrió otra cosa que dejar el Thoracato al aire libre, bajo los arboles y encima de un miliario romano bastante estrechito…. Si la habéis visto en equilibrio sobre el improvisado pedestal mas estrecho que el propio Thorecato, se os habrá parado el corazón como se me paro a mi. Pues así ha estado mas de 100 años.

Pero aun hay mas peligros que ha esquivado, así, sin moverse, quietecita. Me refiero a que a al muerte de los Marqueses de Loring la Finca de la Concepción fue comprada por la familia Echevarria-Echevarrieta. Esta familia decidió trasladar algunas de las piezas mas importantes de la colección Loring-Villacevalllos a Bilbao, donde desde entonces permanecen fuera de los museos… pero no se llevaron el Thoracato (Uyyyy, por poco) .

Thoracata en los últimos años de Jardín La Concepción

Y después llego la guerra civil expropiándose la Concepción por el bando republicano y trasladando toda la colección a los bajos de la Alcazaba.Y ese es el momento en el que debería de haber viajado el Thorecato porque la colección nunca se devolvió, y se empezó a conservar mejor siendo el origen del actual Museo de Málaga (aunque alguna cosilla dicen que se perdió por el camino). El Thorecato se quedo en la Concepción, en equilibrio, convertido en cuartel de entrenamiento para soldados de la Guerra Civil con el consiguiente peligro de que hubiera sido bombardeado  (o usado el Thorecato para el tiro al blanco) cosa que jamas sucedió afortunadamente.

Nueva Ubicación Thoracata en Jardín La Concepción 2011 junto a otras estatuas

Ya estoy terminando la historia de una estatua que se nos ha quedado en equilibrio bajo los arboles durante 100 años hasta que en 1995 la Concepción fue comprada por el Ayuntamiento de Málaga. Tuvimos que esperar 15 años mas para que varias de las estatuas, pedestales y sarcófagos romanos que quedaban repartidas por La Concepcion fueran reubicados mejorando su estabilidad al menos. Eso si, siguieron quedando bajo los arboles, al aire libre hasta que en 2015 el Thorecato y todo lo demas fue retirado definitivamente, restaurado y trasladado al Museo de Málaga luciendo como nunca antes se había visto (por fin). Si digo que estuve a punto de llorar cuando lo vi tan blanco y tan destacado en el Palacio de la Aduana creo que me entenderéis. Un largo y peligroso viaje sin duda.

Traslado y restauración Thoracata Siglo II d.c.

Quiero terminar como he empezado, diciendo que soy de la opinión que algunas obras de arte merecen por si misma la vivista a todo un museo. Esta es una de ellas ¿a que tu conoces alguna mas? Pues ya hablaremos.

Bibliografia

  • Beltran Fortes, Jose: “La Colección Villacevallos. Historia de un “museo” arqueológico del siglo XVIII en Córdoba” Sevilla 2004; Revista mus-A ; Año II; Nº40 (Pag 100-112)
  • Rodriguez de Berlanga, M : “Catalogo del Museo Loringiano”. Málaga, 1903 (Ed Fascimil, Málaga, Universidad, 1995) Pag, 101
  • Rodriguez Oliva, P: “De Córdoba a Málaga: Avatares de la Colección arqueológica de Villacevallos” Málaga-Madrid, Universidad de Málaga-Real academia de la historia, 2003
  • Baena del Alcazar, Luis y Loza Azuaga, Maria Luisa : “La colección arqueológica romana del Museo Provincial de Málaga” Málaga 1985, Revista Jabega nº 54
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s