Fernando Ortiz, el imaginero olvidado

Tengo que confesar que he visto esta exposición de Fernando Ortiz en Ars Málaga casi de casualidad. Tenía que hacer tiempo por el centro de Málaga para ir a otro sitio… y llegue tarde al otro sitio. Y es que a priori una exposición que apenas cuenta con 30 obras se debería de poder ver en menos de media hora, hasta para un cansino de los museos como yo. Sobre todo cuando hablamos de un escultor del que hasta hace menos de un año no había ni catálogo, ni libro de referencia sobre su obra, siempre eclipsado en la historia de Málaga por Pedro de Mena que es el máximo exponente de la imaginería barroca de nuestra ciudad. Pues desde ahora yo ya no lo tengo tan claro.

Fernando Ortiz 1
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fernando Ortiz nació en Málaga en 1717 cuando ya hacía 30 años que había fallecido Pedro de Mena. Aunque nunca conoció al insigne escultor granadino afincado en Málaga, era lógico que se educara como escultor de su escuela y estilo en una ciudad que le rendía culto incondicional. Pero a Fernando Ortiz le ocurrió un hecho singular que cambiaría radicalmente su carrera y forma de esculpir (para suerte nuestra). Cuando tenia cuarenta años fue contratado en Madrid para formar parte del equipo que estaba adornando escultóricamente el Palacio Real para el primer Borbón y allí entro en contacto con la escuela italiana y en concreto con el maestro Juan Domingo Olivierí. Y es ese contacto el que le hace cambiar desde unas imágenes muy hermosas, pero muy estáticas, en imágenes cuyas ropas vuelan con el viento, imágenes que se mueven como si estuvieran vivas. Fernando Ortiz crea con madera el movimiento de los santos como si fueran ángeles y además los pinta con unas policromías que parece tocado el mismo de una mano divina. Y me estoy quedando corto.

Virgen Dolorosa del Calvario (Ceuta)

Pero es que aunque solo hay una treintena de obras en esta exposición, la puesta en escena y la calidad de lo que se han traído es espectacular. Para empezar, en la primera sala han traído la primera obra que está documentada de Fernando Ortiz, un San Juan Evangelista que viene de Tarifa. Solo tenéis que mirad como están esculpidas sus manos o como está pintada la barba y ya te quedas pasmado. Y frente a esta obra primera, más estática, más al estilo de Pedro de Mena te ponen una Santa Teresa de su última época que viene de Jaén, con ropas volando pintadas de forma dulce y muy vistosas y una mano a punto de escribir que te entran ganas de ofrecerle un tintero. Y entre la obra de sus inicios y una de sus finales… un San Francisco de Asis de tal calidad que siempre se ha dicho que era de Pedro de Mena hasta que la han limpiado (digo restaurado) y ha aparecido la firma de Fernando Ortiz. Esta obra viene del Museo Nacional de Escultura de Valladolid, espectacular nada más empezar.

Dolorosas frente a San Francisco de Asis

El resto de la exposición es contando su evolución con imágenes de todas sus épocas y de todos los temas que toco incluyendo esculturas de piedra. Destaco las imágenes de dolorosas que Fernando Ortiz realiza casi siempre con las manos abiertas, implorando al cielo diferente a las dolorosas de Pedro de Mena con las manos cruzadas y abrazadas.  También es característico de Ortiz poner el entrecejo algo hundido sobre las cejas que da una expresión a la cara con entrecejo fruncido, de dolor o tristeza muy realista. No os perdáis las ropas, no os perdáis los colores, no os perdáis las encarnaduras y los movimientos de los santos, vírgenes o San José.

Arcángel San Miguel (Madera dorada y policromada)

Pero sobre todo no os saltéis un arcángel San Miguel matando un dragón colocado solo en una pequeña sala estratégicamente iluminada y a una altura adecuada que lo ves abalanzarte sobre ti con la espada. Esta obra es de la colección permanente del Ars Málaga, pero es la primera vez que he podido verla sin la urna de cristal que suele tener y la primera vez que puedes rodearla por todos lados para verla bien. Es magnifica, impresiona el movimiento, la energía de los brazos, la ropa al vuelo, la pintura de la base que parece mármol de verdad. No os la perdáis que os arrepentiréis y mucho.

Virgen de la Merced Comendadora (1766)

Destacare también una Virgen de la Merced Comendadora que viene de osuna, ciudad en la que hay muchas obras de F. Ortiz. Los mercedarios hacían presidir sus claustros con una virgen de la merced sentada en el sillón del comendador de la orden y en esta exposición han pintado en la pared un claustro, dejando sitio para que los visitantes se sienten como si fueran frailes y en el centro una Virgen de la Merced a tamaño natural con el libro de las horas en la mano izquierda como es habitual. De verdad que si entráis en la sala de la virgen de la merced comendadora y no se os eriza la piel es que no tenéis sensibilidad… mejor os vais al SOHO a ver grafitis.

Cristo del Amor y Virgen de los Dolores (Cofradia del amor y la caridad de Málaga)

La exposición termina en una pequeña capilla del Palacio del Obispo, sede de Ars Málaga, con las imágenes para culto cofrade malagueño. Y aquí hay dos imágenes que no son el postre aunque estén al final, sino que son dos platos fuertes en belleza además de la tradición de fe que llevan consigo. Me refiero al Cristo del Amor de Málaga con la Virgen de los Dolores a sus pies y la Virgen de los Dolores de Servitas de Málaga. Ambas obras colocadas de forma que su visión sea muy interesante desde el amante del arte y desde el hombre de fe. La cercanía con la que se puede admirar la dolorosa a los pies del Cristo del amor, con los brazos abiertos, con la súplica y una policromía mate que marca su tristeza es realmente espectacular. En esa cercanía puedes ver la belleza de la talla y la tristeza de su mirada (muy bien por la forma de organizar esta exposición, pero que muy bien).Y por otro lado la Virgen de los Dolores de Servitas en una especie de cúpula a modo de altar, con luz tenue que te para en seco y que te entran ganas de arrodillarte y rezarle. No había visto nunca estas tallas tan de cerca y puedo aseguraros que a partir de ahora voy a  buscar todas y cada una de las obras de Fernando Ortiz por las iglesias para mirarlas y admirarlas.

Virgen de los Dolores de Servitas de Málaga (1754-1757)

Y me he saltado una de las obras maestras de F. Ortiz que atesora esta ciudad a cosa hecha para terminar con ella. Una virgen inmaculada que actualmente está en el Museo Municipal de Málaga pero que originariamente estuvo en la plaza de san Francisco y después en el Cementerio San Miguel. Esta es una imagen a la que le faltan las manos en la actualidad y tiene algún que otro defecto pero si veis como ha tallado en piedra esa carita dulce y como la ropa crea una especie de halo que la rodea reconoceréis a un genio. Un genio con la piedra y con la madera, un genio malagueño durante años ignorado y que Ars Málaga nos ha traído para que nunca más caiga en el olvido. Genial exposición que recomiendo a todos.

Nota: Mi especial agradecimiento a Monica, vigilante de sala de la exposición enamorada de su trabajo que me ayudo a entender las claves, me explico curiosidades y me llevo a admirar cada una de las obras. Asi da gusto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s