Mi educación científica me obliga a llamar cada cosa por su nombre. Así que, voy a obviar eso de “obra invitada”, que es como le han llamado en el Museo de Málaga a la primera exposición de este museo desde que abrió sus puertas hace 3 años, para llamarla como lo que es, una Exposición Temporal. La primera exposición temporal, que por razones en las que prefiero no ahondar, ha tenido que ser expuesta en un hall entre escaleras, mientras la «Sala de Exposiciones Temporales» permanece cerrada. Y dicho esto, debo reconocer que las obras expuestas no solo son magníficas, sino que además, en ese descansillo enorme de piedra entre escaleras, la exposición ha quedado majestuosa. Que no hay mal, que por bien no venga que decía mi abuela.

Visión general Exposición Almogaraves

“Almogávares de Miguel Berrocal” son diez esculturas de bronce, desmontables en varias piezas cada una (10-20), realizadas por este escultor oriundo de Villanueva de Algaida y que encierra una historia muy bella en su realización. Ocurrió que Berrocal, en un viaje en 1975 a la zona belga de las Ardenas, encontró una fábrica abandonada de forja donde estaban cogiendo polvo 20 yunques del siglo XIX. Yunques diferentes unos de otros, pues cada uno había servido para hacer un tipo de objeto diferente. Yunques de puro hierro, que Berrocal compró sin saber muy bien que iba a hacer con ellos.

Relataba el propio Berrocal en una entrevista, que en aquella época estaba leyendo sobre los Almogávares, una infantería de primera línea de la época medieval española. Tipo legionarios, pero de los de antes, cuyo lema era “Desperta Ferro” (Despierta hierro).  Estos Almogavares, esperaban a su enemigos golpeando sus espadas en el suelo para que saltaran chispas, y pidiendo que el hierro despertara. Como los yunques despiertan el hiero  forjan las espadas. Está documentado el nombre y características de algunos líderes de los Almogávares, como Roger de Flor que fue el General al mando. O Ramon de Muntaner,que fue el “periodista” del grupo, que pronto cogió la pluma y dejo la espada para relatar de forma épica (y algo infladas), las hazañas de este cuerpo de élite, temido en toda Europa que acabo conquistando Alejandria. Mitad verdad y mitad leyendas sus hazañas, de lo que no cabe duda es que eran valientes, fieros y de voluntad inquebrantable, como el hierro. Y eso inspiro a Berrocal.

 

Miguel Berrocal cogió los 20 yunques e hizo dos series de diez esculturas cada una. La primera se llamó “Desperta Ferro” y la segunda “Almogávares”, que es la que está en esta exposición. Las esculturas originales, Berrocal las hizo de madera, pero el centro de la escultura era el yunque belga. Guerreros con alma de hierro, con el corazón que doblega la voluntad, como el yunque dobla la espada y le da forma. Esculturas de madera que se podían desmontar en diferentes piezas, como un rompecabezas, que es el estilo característico de todas las esculturas de Berrocal.

Roger de Flor

Pero estas esculturas que se exponen en el Museo de Málaga no son de madera, son de bronce… La explicación es porque Berrocal paso esas esculturas a moldes, realizando de cada una 6 copias en bronce (a la cera perdida), idénticas y originales ya que están realizadas por el propio escultor. Esta colección que vemos, es la copia número 5 y es espectacular. Veréis que las han puesto como formando un consejo, pues lo Almogaraves tenían una forma de funcionar un tanto democrática, con consejo de lideres. La que está sola, la más grande y voluminosa que te recibe, es como era de esperar, Roger de Flor. Todas similares y todas diferentes.

Guerreros con alma de yunque

Si buscáis tras Roger de Flor entre las de su izquierda, hay una escultura con el pecho en forma de quilla de barco, casi un corazón,  que es Roger de Lauría, el almirante de la flota. Y así hasta diez. Todas tienen el nombre de un lider almogarave real junto a ellas, por lo que quien sea curioso y le guste la historia, puede buscar y descubrir el personaje que hay tras cada torso. Por lo que tardó Berrocal en crearlas y la cantidad de bocetos que hizo, está claro que además de la complejidad de hacer una escultura que ensamblen perfectamente, a cada torso le dio una personalidad acorde con el líder almogárave histórico que representa. Las obras de Berrocal son absolutamente increíbles, complejas, muy elaboradas y pensadas, con cálculos matemáticos para mantenerlas ensambladas sin que que se desmorone y al mismo tiempo se mantengan en pie. y son muy , muy bellas.

He echado de menos el que no hayan dejado una escultura desmontada, para que podamos ver sus entrañas y el yunque. Pero podéis con imaginación, ver en la base de cada escultura, como sobresale una pieza diferente por los dos lados, algo mas tosca, que es la copia de los yunques del siglo XIX que Berrocal compro en las Ardenas.

El Museo de Málaga consiste en una colección de arqueología, que llega a la etapa medieval y otra de pintura del siglo XIX , ambas centradas en Málaga. Así que, aunque he empezado este post en tono un poco borde, tengo que decir que no se me ocurre mejor forma de empezar una primera exposición temporal del Museo de Málaga, que con la obra de un paisano de Málaga, con tintes históricos y basándose en yunques del siglo XIX.  Y en un entorno todo de piedra que, a estas esculturas de bronce de audaces guerreros, les viene como anillo al dedo…. Yo no sé para qué me pongo gallito, si al final le saco belleza y lírica a todo lo que se hace en Málaga. No tengo remedio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *